Leyendo con Alberto Manguel - Ariodante


ALBERTO MANGUEL Y LOS LIBROS


Ha habido autores que han estudiado el hecho de leer, la lectura, la relación con los libros, la cultura escrita: C.S. Lewis, R.L.Stevenson, Joseph Conrad, Edith Wharton, Juan G. Vásquez, Vargas Llosa, …pero lo han hecho como un paréntesis en medio de una obra generalmente ficcional. Si hay alguien –dejando aparte a Borges- cuya vida gire alrededor de las lecturas, ése es Alberto Manguel, que en cierto modo recoge el testigo dejado por Borges, al que trató en su mocedad; un tipo de persona que se encuentra como un pez en el agua inmerso en la literatura, y físicamente en una biblioteca, cuanto más grande, mejor. Ha sido acunado por los libros, mamado literatura y se siente feliz entre los autores, los vivos y los muertos. Casi diría que se siente aun más feliz entre los que ya no viven. Su paso por el Hades literario es casi permanente, y allí, cual moderno Dante, entabla conversación con Virgilio y Homero, con Shakespeare y con Milton. Pero a la vez de erudito, Manguel es un incansable viajero, y viajando se aprende casi tanto o más que leyendo, así que si unimos ambas aficiones/costumbres, nos encontramos con un verdadero virtuoso. Apenas ha escrito unas pocas novelas, (cinco, hasta el momento) y la abrumadora mayoría de sus textos son ensayos sobre los libros ajenos, la historia de la lectura, el papel del lector, las bibliotecas, y diversas antologías de textos, artículos periodísticos y ensayos breves.

En el libro Conversaciones con un amigo (Páginas de Espuma, 2011), Manguel y su amigo el editor Claude Rouquet  repasan en distendida charla la vida y obras del escritor “argentino, criado en Israel que vive en Francia y se presenta como escritor canadiense” (pág. 168). Diez conversaciones y un Postcriptum. Agrupada cada conversación/capítulo según un orden cronológico, pero además destacando un tema o temas convergentes. La vida de Manguel ha sido hasta ahora un movimiento continuo, desde su más tierna infancia en Israel, adolescencia en Argentina, juventud en Europa (París, Milán y Londres, principalmente) incluso en Tahití, donde paso unos años, madurez  en Canadá y finalmente asentamiento al parecer definitivo en Poitiers, (Francia). Pero el movimiento de su vida no le ha impedido llevar su mundo interior consigo, llevar los libros en su cabeza, y vivir siempre rodeado de historias, ser un lector empedernido,  además de traductor, escritor y editor. Siempre le ha interesado el papel y el poder del lector: “leer el mundo con palabras de otro”.

Y por tanto, los libros, la lectura, la literatura impregnan estas conversaciones y las empapan con las continuas referencias a otros escritores, a obras ajenas y propias, y  sobre todo, a la actitud ante la lectura. Desde las jugosas conversaciones que el jovencísimo Manguel tenía con Borges, Bioy Casares, Silvina Ocampo…a las entrevistas que mantuvo en Europa con García Márquez y Cortázar, las relaciones con múltiples editores y autores; las traducciones que le hacían penetrar más profundamente en las obras, casi recreándolas; y cuando empezó a escribir, sus dificultades, dudas, inquietudes, errores…y también sus logros. La obra magna podríamos decir que fue Una historia de la lectura (Alianza Editorial, 1998), ensayo que le llevó siete años terminar, por la cantidad de libros y datos a tener en cuenta para documentarse, además de poner el alma en el empeño.

Hay unas cuantas ideas que se desprenden de estas conversaciones, ideas que indican por donde va el pensamiento de este autor: por ejemplo, afirma que lo que más le interesa de la escritura es su aspecto investigador, la literatura como forma de interrogar el mundo, una forma muy distinta de la científica: “La literatura –dice- es, precisamente, una pregunta que no tiene respuesta. Nos explica qué es lo que puede haber pasado, lo que tal vez esté a punto de pasar, lo que quizá va a pasar, pero también nos dice que jamás podremos estar seguros de esos hechos.” Ante el posible problema de la confusión entre realidad y ficción, afirma que “lo imaginario nos permite aprehender mejor lo real”, y que disfruta cuando lo fantástico se entromete en la realidad.

Curiosamente, su investigación acerca de la lectura le llevó a escribir un ensayo sobre arte, llamado Leer imágenes. Una historia privada del arte (Alianza, 2002) que generó bastante polémica entre el mundo de la crítica artística. Según Manguel, “leer, en el sentido más amplio del término, es una acción, un gesto natural en el ser humano en tanto en cuanto todo lo que vemos y experimentamos se convierte para nosotros en texto, todo se vuelve narración, una historia que pensamos que podemos leer”(p.188). Es “una invitación a que cada uno tengamos nuestra visión de una obra, a proyectar en ella y recibir sentimientos y evocaciones, a tomar posesión del universo y a que cada uno haga su propia lectura del mismo.”

Otros ensayos que podemos destacar son La ciudad de las palabras (RBA, 2010) y El legado de Homero (Debate, 2010). La ciudad de las palabras aborda la relación entre literatura y el mundo contemporáneo y cómo aquella interviene y moldea nuestra comprensión del mundo actual. ¿Cómo determina, limita y amplía el lenguaje la forma en que imaginamos el mundo? ¿Cómo nos ayudan los relatos a percibirnos a nosotros mismos y a los otros?¿Es posible que la literatura nos transforme y transforme el mundo en el que vivimos?
En el ensayo El legado de Homero (Debate, 2010) el autor estudia a fondo la obra del bardo heleno, lo que podemos saber de su biografía; influencias, comentaristas, la simbología de la Ilíada y la Odisea: batalla y viaje son los componentes de la vida, nos dice. Resume todos los capítulos de la Ilíada y la Odisea; analiza su relación con Virgilio. Cómo han generado una inmensa bibliografía estas dos inmensas obras y cómo se han desplazado de tradición oral a texto escrito, siguiendo su recorrido en la literatura hasta nuestros días. Porque Homero es la literatura, por antonomasia. Todo lo que se ha escrito en Occidente ha partido de la Ilíada y la Odisea, constituyen el legado de Homero, efectivamente. Homero pudo muy bien no existir, ha habido incluso quienes han sugerido que fue una mujer; también hay quien piensa que hubo muchos homeros, que tanto la Ilíada como la Odisea son un producto de la destilación centenaria de miles de relatos míticos y legendarios de la tradición oral. Cuenta cómo se impregnó históricamente el quehacer literario, a partir de esos grandes pilares homéricos; de sus relaciones con Roma, Virgilio y la Eneida; con la Iglesia cristiana: San Jerónimo y San Agustín; la difusión medieval y la importancia de la Reforma y de la Inquisición; el desarrollo de la tradición homérica en los países anglosajones frente a los católicos; la polémica francesa en torno a los ilustrados; las confrontaciones de Goethe con Nietzsche, los análisis freudianos, el Ulysses de Joyce

Desde que instaló su enorme biblioteca en un antiguo presbiterio de Mondión (Poitiers), publicó un denso y extenso ensayo, La biblioteca de noche (Alianza, 2007), de la que Mª Angeles Cabré dice en su reseña (Letras Libres, abril 2007) : Escrito en inglés, este digamos que viaje sentimental por las bibliotecas de la historia con mayúsculas y de la historia de su autor se organiza en círculos comunicantes que dibujan a su vez un gran círculo, a imagen y semejanza de la biblioteca oval de Aby Warburg, una de las preferidas del autor, que con la llegada al poder de Hitler fue trasladada a Inglaterra y posteriormente reproducida en la ciudad donde se gestó, Hamburgo. La biblioteca como mito, como espacio, como taller, como isla (…), como imaginación... y tantos otros sesgos desde los que mirar esas casas de libros que son las bibliotecas.”
¿Se puede hablar más de libros…desde los libros?

Alberto Manguel (1948, Buenos Aires) es escritor, traductor, editor, crítico literario y colaborador habitual de importantes diarios y revistas. Hijo de emigrantes judíos rusos/austriacos/polacos, su padre fue embajador de Argentina en Israel, en su infancia se acostumbró a muchos países e idiomas diversos. Trabajó como lector para diversas editoriales parisinas, londinenses y milanesas, e incluso fue lector durante dos años, del gran Borges. Esa es una herencia que acompañará toda su vida a un amante de la lectura y de  los libros como es Manguel. De 1981 a 2001 vivió en Canadá y actualmente se ha establecido en la campiña francesa, cerca de Poitiers, rodeado de una inmensa (35.000 volúmenes) biblioteca, en un viejo presbiterio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No hay comentarios