1945. Como el mundo descubrió el horror - Annette Wieviorka.


Kant dice que las cosas no existen hasta que el sujeto no las conoce, es decir, es el sujeto quien concede esa capacidad para que tengan consistencia y su existencia. ¿Podríamos trasladar este pensamiento a lo que sucedió en los años 1944 y 1945 conforme se iba produciendo el avance del Ejército Aliado, tanto en su frente occidental como en el oriental? ¿Fue realmente ese el instante en que el mundo descubrió los campos del horror? Algo de todo esto se responde en las páginas de este ensayo que sigue, paralelamente, las andanzas de dos reporteros judíos, montados en un jeep.

El Holocausto - Julia Duce



Pocos acontecimientos de la historia han dejado una huella tan profunda en la memoria colectiva como el Genocidio de la Segunda Guerra Mundial. De forma constante aquel horror vuelve una y otra vez a través de testimonios, literatura, películas, exposiciones, fotografías. Es el Holocausto. 

Por una pedagogía sentimental revolucionaria - Antonio Fco. Canales



"La bolchevique enamorada", de Alexandra Kollontai, publicada en 1927, aspiraba a proporcionar a las mujeres de los tiempos revolucionarios nuevos valores para regular las relaciones entre hombres y mujeres. 
Cuenta la historia de Vasya, una joven bolchevique de gran rectitud moral que se enamora perdidamente de Volodia, un atractivo anarquista. Inician una bonita pero también tormentosa relación en la que el amor se entremezcla continuamente con el compromiso por su pueblo.

La estrella roja: La ¿utopía? de Alexander Bogdánov - José Alegre Seoane (yarin68)

Edición rusa de Estrella rusa 1908

La mirada literaria al 1917 ruso es necesariamente compleja. Febrero derriba una monarquía absoluta que mantenía a la inmensa mayoría de su población en una desesperanzada miseria. Octubre instaurará un régimen totalitario cuyas víctimas y represaliados se contarán por millones, tanto en Rusia como en aquellos países en los que dicho régimen se implantará durante el Siglo XX.

El último Paraíso de Antonio Garrido -Julia Duce Gimeno



Que la Historia la escriben los vencedores, es una de esas verdades que a base de repetida parece ya un tópico, pero es real que aparezca maquillada por los intereses de los ganadores de turno. Esto mismo hace que otros momentos caigan directamente en el olvido cuando no son tan importantes y hacen factible prescindir de ellos, o que permanezcan como anécdotas sin profundizar en ellos a nivel académico y divulgativo, y sobre todo cuando son el fracaso de varios de esos vencedores y el culpable es difuso y se reparten las culpas por igual.