Rebelión en la granja. George Orwell - Cuscurro



Bajo esta fábula satírica, de muy fácil lectura, se oculta uno de tantos ejemplos históricos al que aplicar la cita que acuñó Lord Acton, “El poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente”.

Con Rebelión en la granja ("Animal Farm, 1945) George Orwell nos introduce dentro de los entresijos de una granja inglesa gestionada por el señor Jones. Desde esta situación de partida nada nos hace imaginar todos los acontecimientos que se avecinan.

Uno de los animales, el cerdo Viejo Mayor, tiene un extraño sueño que comunica al resto de los animales:
¿Por qué los animales debemos estar sometidos a la explotación que sufrimos por parte de los hombres? ¿Por qué no podemos gestionarnos nosotros mismos si todos somos iguales? ¿Por qué ellos se quedan con todo cuando somos los animales los que trabajamos? ¿Por qué nos exprimen hasta la última gota y después la gratificación es el abandono, el olvido o la muerte?”


Con estas premisas se desarrolla lo que nos anticipa el título de la obra (en su traducción al castellano): una rebelión de los animales domésticos para liberarse de sus cadenas, autogestionarse y disfrutar de los beneficios de su trabajo. Algo así como "la tierra para quien la trabaja”.

De esta manera vamos recorriendo de la mano de estos intrépidos animales la senda de la construcción de un nuevo sistema que les lleva, capitaneados por los sabios y activos cerdos y secundados por el resto de animales, a prescindir de Jones y a establecer por común acuerdo unas nuevas leyes con las que regirse. ¡Por fin los animales son camaradas y no son explotados por los humanos!

Asistimos a la primavera del nuevo mundo animal, todo es alegría, todo florece, hay abundancia de alimentos, se respira la solidaridad entre los animales y todos arriman el hombro.

Pero como es bien conocido, toda primavera anticipa el otoño y el invierno, humanos y animales no somos tan diferentes: la ambición por el poder nos es común a ambos. La situación se va enredando, surgen roces, suspicacias, envidias, ..., y finalmente se pueden aplicar dos frases muy conocidas:
Donde dije digo, digo Diego
Quítate tu para ponerme yo

Distanciándonos de esta visión naif hay una segunda lectura de esta obra: Orwell fue un socialista profundamente desencantado con Stalin y el régimen stalinista. Teniendo esto presente podemos reinterpretar la novela y descubrir como personajes, hechos y situaciones se convierten en una crítica feroz a este sistema stalinista que se impuso en la URSS tras la Revolución Rusa.
Con esta nueva interpretación podemos identificar claramente algunos de los personajes de la novela con figuras reales:

Jones/Nicolas II,
Viejo Mayor/Karl Marx,
Napoleón/Stalin,
Snowball/Trotsky,
Boxer/Proletariado,
Moses/Iglesia Ortodoxa,
Ovejas/Campesinado,
Perros/Policía del régimen,
...

Como se puede comprobar, bajo una escritura muy sencilla, fluida, rápida, sin grandes florituras, nos encontramos frente a un libro de doble lectura: una más literal donde se critica la explotación y el totalitarismo en general y otra más “personalizada” dirigida claramente a denunciar, de manera muy dura, uno de los mayores regímenes criminales estatales que se han conocido.

7 comentarios:

  1. Admiro tu capacidad de síntesis, y cómo te las arreglas para transmitir tanta información en poco espacio. "Rebelión en la granja" me pareció en su momento un libro estremecedor (pobre Boxer...) e imprescindible para abrir los ojos ante las tiranías disfrazadas. Muchas gracias por traerlo aquí, ¡sigue siendo necesario!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Sue_Storm. Intenté no destripar lo menos posible.
    Creo que el problema de este libro, al ser una alegoría, es leerlo sin conocer la Historia.

    ResponderEliminar
  3. Me impresionó mucho este libro, es una historia impactante que se graba en el recuerdo. Y esa segunda lectura que tan bien has explicado es estremecedora. Gracias, Cuscurro. ;)

    ResponderEliminar
  4. Cuando me lo leí ya iba mediatizada por esa segunda lectura que comentas y lo ví siempre como una critica de Orwell al regimen totalitario de Stalin. Creo que es un libro muy instructivo sobre los totalitarismos. Al final, los animales se "humanizan"

    ResponderEliminar
  5. Hola Cuscurro.

    Me ha gustado mucho tu trabajo. Breve, conciso y atractivo.
    Mi amigo Carlos de Galicia siempre me está recomendando esta obra cada vez que hablamos de libros, pues es su favorito. Lo cuelgo en mi lista de pendientes...
    Enhorabuena.
    Cape

    ResponderEliminar
  6. Gracias por los comentarios.

    ResponderEliminar
  7. No he leído este libro, así que no me he atrevido a leer el artículo por si destripa trama.. pero lo leeré y leeré el artículo ¡cuántas lecturas pendientes! jejjejej

    ResponderEliminar

No hay comentarios